Feeds:
Entradas
Comentarios

De dónde vengo

Adónde voy

No tengo patria

Ni sé de dónde soy”.

Excavé la tierra y la encontré

sin  oro, sin   agua,

sin amor.

Colmé la sed con la copa

de  lágrimas

que  mis ojos secaron.

De las palomas

aprendí  a ser tierno y  a curar la herida

del certero  disparo del cazador del planeta.

El hambre redujo mi cuerpo

y el colibrí

me enseñó a volar sobre  los muros

del crimen y la crueldad.

Llegué a la nación

donde todos son  extraños,

extranjeros.

Mi piel oscura

sufrió la humillación

y el  látigo del racismo.

Recordé patria ausente

y amor de madre;

de todas las madres

en cuyos rostros  de terror

se ha escrito la historia

del sufrimiento.

También contemplé

el  grotesco escenario:

Recordé el dolor  de mi  tierra,

en las ‘prisiones democráticas’;

la tortura de los árboles,

de los indígenas,

campesinos y garífunas.

De las víctimas de los mercenarios

en  su  propia patria;

y de los ideólogos que cortan

la vena rebelde de poemas y leyendas.

Aprendí, de la historia

los siglos de resistencia;

y de los ogros de occidente,

mercaderes de las armas,

gigantes que crecen

al comer  la carne y los huesos

de los niños  hambrientos.

Me dijo el colibrí:

“Defiende la verdad,

la  imaginación y  los sueños

de libertad;

porque el amor solidario

derrumba las murallas

que dividen a los pueblos

y  asesinan la esperanza”.

San Salvador, junio 2010.

Madres heroicas
Juan Almendares
En la rupestre pintura
de  farallones y   cuevas,
Madre, está  inscrita tu silueta.
Y tu nombre secular
en las rocas donde sueñan
las  osas hormigueras
y meditan las nerviosas tacuazinas.
Al entrar al umbral de la gruta
saludé a la esbelta  Ceiba,
la gigante  centinela,
-ombligo entre el cielo y la tierra-
en cuyas ramas milenarias
vuelan, besando las orquídeas,
y hacen  sus nidos gorrioncitas
y colibríes libertarios.
En la alborada de la esperanza
las mariposas matizan
el espectro de colores infinitos.
Madre , matriz de la vida,
hija de la Madre Tierra,
cuando era embrión
aprendí en tu vientre
la utopía  de tus sueños,
sobre la heroica Resistencia.
Asimilé el camino de la no violencia.
Gandhi marchó con las madres de la sal
y dijo con su paciencia infinita:
“La lluvia de la justicia
mojará la tierra
y los ojos secos por el llanto
con el rocío del amanecer”.
En este siglo XXI,
Madre. No hablaré de las penas
¡Celebraremos la vida!
Hasta en el dolor y en el sufrimiento.
Porque estamos en  resistencia
contra el patriarcado.
Porque es el mundo del hombre nuevo,
y la mujer nueva.
Madre, compañera de la vida,
tu nombre es libertad.
Está escrito en las calles,
en los muros, en los suelos,
en los aires  y en los vuelos
de las mariposas, colibríes y gorriones.
Con la tinta indeleble
de la sangre de las mártires
y los  vividos colores de la tierra.
Cada madre  campesina, indígena,
obrera, garífuna ,intelectual,
feminista; y de la diversidad sexual,
son artistas del graffiti,
poetas de los sueños de amor
y el vientre universal
donde nace la libertad.
Madre, tu espíritu vive:
¡Vive en la resistencia popular!
Un cactus florece en el desierto de la libertad de Mesoamérica. Crece con
las gotas del rocío del dolor  y  de la unidad de los pueblos.
Sus espinas almacenan y decantan el agua. Son filtros que depuran las
comunidades del cianuro y los metales que envenenan el cuerpo
humano  y las entrañas de la Madre Tierra.
Tiene el coraje y el cariño de la mujer que abraza la lucha   indígena,
campesina y obrera;   perseguida y asesinada por sicarios, ejércitos y
policías, fieles guardianes de las arcas  que se han enriquecido con el
hambre y el sufrimiento histórico de los pueblos.
Es el asalto por el complejo militar minero agroindustrial de la
globalización neoliberal desde Chiapas, Guerrero, San Luis de Potosí,
Triqui, San Juan de Copala, Oaxaca en México; Guatemala, Honduras, el
Salvador, Costa Rica, Panamá, Colombia hasta Chile y Argentina.
En las flores y espinas del CACTUS brota el sufrimiento  y la sangre  de
la Madre  Tierra.
La invasión tecnológica del capital financiero derribó las sacras
montañas, encarceló las aguas en las represas y  la vida en el planeta. El
cazador del planeta disparó sus armas con la precisión letal del
francotirador el 27 de abril 2010, para conmemorar la celebración
mundial del mes de la Madre Tierra.
Las balas penetraron en las espinas asesinando el Corazón del CACTUS
de America Latina,  cuyo nombre es Beatriz Alberta Cariño Trujillo
(Betty Cariño), mártir de la lucha popular; como el también mártir
asesinado, el finlandés Juri Jaakkola, observador de Derechos Humanos.
El plomo de las balas se extrajo con el hambre de los pueblos, con los
pulmones carcomidos y los rostros prematuramente  envejecidos de los
obreros mineros y la piel arrugada; pintada por enfermedades que
adquieren las mujeres cuando   lavan las ropas en  las aguas
contaminadas.
Fueron las mismas balas  que se emplearon en Irak  y en Guantánamo.
Es el plomo del golpe militar qua ha matado periodistas, campesinos del
Bajo Aguan; mujeres, niños y niñas  en Honduras.
Son las balas disparadas por cobardes fundamentalistas que se amparan
en nombre de Dios, la democracia, la ley y el orden.
El  CACTUS  simboliza la Resistencia.  Con él  saludamos a Betty y a Juri
y a todos los y las mártires, dirigentes, comunidades y pueblos; con  el
espíritu fraterno del Frente Nacional de Resistencia Popular  que lucha
contra la tortura, el crimen de lesa humanidad y el desamor planetario de
los opresores internos y extranjeros.
Levantemos la voz, movilicemos  a los pueblos y la conciencia histórica
de la solidaridad  contra el esclavismo, el racismo y la explotación de
todos los condenados de la tierra.
La conciencia histórica  del CACTUS es la esperanza de la resistencia y
la unidad de los pueblos de America Latina contra el Complejo Militar
Minero Agroindustrial y sus espinas son el símbolo de nuestra
inconformidad, de la Resistencia de los pueblos del mundo.
Tegucigalpa, abril. 2010.

Estimado amigo: Candelario Reyes

Siempre he considerado que cuando existe amor a nuestras comunidades indígenas, obreras  campesinas y afro descendientes; el numen de los poetas crece y se agiganta con los sueños y los siglos libertarios. El cerebro y la conciencia  rejuvenecen porque la fuente de la eterna juventud  es la lucha histórica por la defensa de la vida, la dignidad y la liberación de los pueblos de América Latina.

Arriba usted a dos años después del medio siglo. Inicia la nueva juventud del siglo XXI. Celebremos  la vida a pesar del dolor y sufrimiento  del asesinato y tortura de niños, niñas mujeres y hombres del Frente Nacional de Resistencia  Popular y del estado de terror en que vive todo nuestro pueblo. Celebrar la vida es alimentar cada día la esperanza  y  transformar  los sueños de un pueblo oprimido  en el poema de libertad.

La libertad  tiene la fuerza de la unidad de los colores del arco iris,  de las alas de la mariposa y el vuelo de los colibríes. Hoy más que nunca tenemos también que celebrar la vida a través de la unidad del Frente Nacional de Resistencia Popular. Respetar  la unidad en la diversidad. Solo la unidad,   la verdad y el desarrollo de la conciencia  histórica  social nos harán posible conjugar los sueños de transformación real, tomar posicionamiento y representación popular en la Asamblea Nacional Constituyente.

Nuestra  verdad tiene la ternura de las alas de la mariposa, la fuerza de los huracanes y  la flexibilidad  inquebrantable del bambú. Aplaudo su poema  “Las mariposas “como la creación estética  enriquecida  por la Resistencia  al dolor, el trauma y la tortura y por la esperanza  de la victoria de la unidad popular.

Es en esta época histórica del siglo XXI  que debemos sentirnos orgullosos y honrados de vivir en la alborada de un pueblo nuevo, un hombre, una mujer nueva y de la nueva organización:   El Frente Nacional de Resistencia Popular.

Celebremos la vida con todos los poetas, escritores, artistas del teatro, el cine,  danza, canto y pintura que se han articulado orgánicamente con los pueblos originarios, campesinos, garífunas, obreros y con el despertar de los pueblos  por un mundo nuevo sin patriarcas, sin injusticia climática, ni las explotaciones mineras, transgénicas, agro combustibles, madereras y la industria  del camarón y todas las formas militaristas, racistas y sexistas de la voracidad  del capital financiero neoliberal.

Amigo poeta: El camino de la paz y la justicia se abrirá cuando: La ternura del vuelo de las mariposas y colibríes no pueda  ser alterada  por los halcones  de la violencia ni los cazadores del planeta.

Tegucigalpa 21 de abril 2010

Nunca podran ocultar la verdad sobre sobre el tortura y crimen contra el pueblo

Cuando el discurso oral o textual del pueblo  amenaza a la oligarquía, fiel servidora del  coloniaje del poder mundial; los dirigentes y simpatizantes populares son perseguidos, torturados y asesinados.

El racismo se caracteriza por el exterminio histórico progresivo de cada palabra de la cultura  rebelde de los pueblos originarios y afro descendientes  de América Latina.

No bastó el asesinato del héroe Lempira;  era necesario  exterminar la lengua lenca. Sin embargo el espíritu de la palabra vive en el Comité  de Organizaciones  Indígenas y Populares de Honduras (COPINH).

En San Francisco de Opalaca y en todas las comunidades lencas del Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP), de Intibucá y Lempira  se oponen a la destrucción de los bosques y a la edificar  cárceles  para los ríos o  represas.

El Ku Kux  Klan hondureño incendió  la radio  Faluma Bimeto (Radio Coco Dulce) para silenciar las voces y tambores de la cultura garífuna. Sin embargo el coraje de esta lengua se expresa con más  fuerza y más vida  por  OFRANEH (Organización Fraternal Negra de Honduras).

El 28 de junio 2009, se produce en Honduras el golpe de Estado  militar cuyos orígenes corresponden a los intereses multinacionales militares, fundamentalistas religiosos e ideológicos neoliberales del globalismo vinculante  del capital mercantil, productivo y financiero  con el poder local.

Fue amordazada  la libertad de expresión popular que estaba (y sigue estando) a favor de  la instalación de la Asamblea Nacional Constituyente y de la transformación de la Constitución de la República, al clausurar la Cuarta Urna, expulsar al Presidente Manuel Zelaya  y a ejercer todas las formas de violencia   contra  pueblo organizado en el Frente Nacional de Resistencia Popular.

La vida y cultura  campesina de las comunidades Guadalupe Carney, del Movimiento Unificado Campesino del Aguán (MUCA) y Zacate Grande continúa aterrorizada por  la oligarquía armada de sicarios, policías y militares.

Siete periodistas fueron asesinados en marzo y abril de la primera década del siglo XXI: Joseph Hernández, David Meza, Nahúm Palacios, Bayardo Mairena, Manuel Juárez, Luis Antonio Chévez y Georgino Orellana.

El patrón criminal geoestratégico del complejo militar  y minero agroindustrial ocurre donde la palabra es más peligrosa y donde el poder infame actúa en nombre del “humanismo cristiano” y de la democracia para defender la voracidad acumulativa del capital.

En Terreros, municipio de El  Porvenir, se ha amenazado la palabra de dos periodistas: Carlos Amador,  dirigente del Comité Ambiental del Valle de Siria y  José Bernabé Hernández, luchadores contra la minería el primero y el segundo en la protección del bosque.

El periódico voselsoberano fue objeto de obstrucción por el bloqueo cibernético. El control de la comunicación, lo mismo que todas las entidades estratégicas  de energía eléctrica térmica  y acuosa;   están bajo el control de los jerarcas militares que participaron en el golpe.

La palabra también ha sido secuestrada. El compañero Oscar Flores, valiente y honesto  fue torturado por sus captores. Parte del interrogatorio al que fue sometido; hizo referencia a  las amenazas contra todas la dirigencia del Sindicato de Trabajadores  de la UNAH (SITRAUNAH).

El plan de aterrorizar a la clase trabajadora de la UNAH tiene el fin específico de poner en peligro los derechos fundamentales  de toda la clase trabajadora. Coincide con el plan  de violación del fuero sindical y despido  masivo de trabajadores,  que se ha gestado por parte de las autoridades universitarias.

El fundamentalismo religioso aliado con la oligarquía y   brazo ideológico, político de las fuerzas del  COMMA  expulsó  y desnacionalizó al sacerdote Andrés Tamayo (Premio Goldamn); amenazó al Padre Fausto Milla y a Monseñor Luis Santos.

Ismael Moreno (Padre Melo) sólido pensador y seguidor del Jesús de los Pobres ha sido amenazado a muerte  por su ético compromiso con la causa de los humildes; así como Gerardo Chévez,  periodista de Radio Progres

La palabra y el texto del discurso del  poder  se caracteriza por el soborno, la calumnia, la intriga y el terror mediático. Sus servidores saborean diariamente   el manjar de la corrupción;  mientras el pueblo sufre del hambre y  el terror de la violencia.

Frente a esta situación elevemos  la voz de la dignidad ante los crímenes que están ocurriendo en Honduras  en nombre de la democracia, el diálogo y el “humanismo cristiano”.

La unidad de todas las  fuerzas históricas solidarias: locales, nacionales e internacionales es la condición esencial para que el pueblo sus derechos y los de la  Gran Matria: Nuestra América.

Tegucigalpa 25 de abril 2010

A Herminio Deras

Compa, compañero

Corazón de pueblo

Sembrador de la semilla

Del alma revolucionaria.

Sembrador rebelde

Solidario brotas

En la “prisión verde”

De  los condenados de la tierra.

Compa de todos los siglos

Sin  estrellas de general

Sin ensangrentadas manos

Sin  falsos escapularios

Sin dádivas oligarcas

De golpe militar

Conciencia histórica

Mártir de todos los siglos

Inolvidable Herminio Deras

Crisol de las canteras

Donde forjan el  ALBA

Bolívar, Morazán, Martí.

Cuando se alzó  tu voz

Escuché tus pasos  y sentí

La alegría de la esperanza

La alborada de libertad:

“Ha despertado el gigante dormido,

Un pueblo nuevo marcha

El héroe de todos los siglos

Hace temblar al poder”.

Compa Herminio:

El pueblo despierto

Corazón de niño

Alborozado te abraza

Con los brazos más  tiernos

Y el saludo fraternal

De los jóvenes mártires.

¡Te saludamos, hermano obrero!

¡Viva la   Resistencia Nacional Popular!

Tegucigalpa 27 de Enero 2010

Celebremos la vida

Las cosmovisiones maya, lenca, garífuna  y hopi nos enseñan que hay que celebrar la vida en cada momento de dolor, sufrimiento y  alegría. Celebrar  es el fruto de la enseñanza de los siglos  de resistencia y de paciencia histórica  de nuestros pueblos  en el proceso de transformación de las relaciones desiguales, injustas y   hegemónicas

Son  momentos cuando necesitamos un mensaje solidario y una transfusión de esperanza  para continuar  forjando nuestros sueños de liberación. Es el grato recuerdo de  la  sonrisa, el abrazo fraterno, el testimonio ejemplar de vocación de servicio de una compañera o compañero que  nos invitan a emular los hermosos gestos de solidaridad  y de  compromiso en el caminar por la libertad  y defensa de la dignidad histórica de nuestros pueblos.

En nuestra  modesta  Escuela  que forma parte de las Escuelas de Sustentabilidad de Amigos de la Tierra Internacional   “ECOVIDACOMPA  MADRE TIERRA”  ECO significa la  expansión social de la conciencia   que abraza  el  amor  en las grandes decisiones que mueven y transforman la realidad  con el objetivo de   lograr la justicia social y climática.  ECO expresa  la articulación de la conciencia  social, ética  y política de los movimientos ambientalistas articulados a la defensa de los derechos humanos  y de los pueblos

La palabra VIDA sintetiza el vínculo, entre todos los seres del planeta ó el cordón umbilical  con la placenta de la madre tierra que nutre, alimenta y genera  la salud integral y total  de  los seres vivos que habitan en el planeta. Vida  es la participación en las grandes transformaciones sociales  que conduzcan a a la liberación de los pueblos, sin discriminación de clase, genero ni racismo.

“COMPA” se refiere a  la vida comunitaria y planetaria. La comunidad  es vida en comunión, comunicación donde existe identidad, semejanza y diferencia  en las relaciones naturaleza y sociedad; donde cada grupo social   logra su identidad a través de la organización política que le permite satisfacer las necesidades , resistir, movilizarse, tomar las propias decisiones, desarrollar  la cultura, respetar la vida.  Ser solidaria con sus integrantes  y tener compasión y generosidad  con los o las que sufren. La semejanza es la correspondencia de pertenecer al género humano, tener vínculos con todas las especies  y tener el  derecho del respeto a la vida. La identidad nos permite al mismo tiempo la diferencia con otros seres y otros pueblos.

COMPA también se refiere a las palabras COMPAÑERA y COMPAÑERO que tiene un profundo significado que va mas allá de amigo, amiga, de hermano o hermano ó de la   pareja.  COMPA es la manifestación autentica    de la conciencia social del amor solidario  que comparte  los ideales  revolucionarios  y los sueños por  una nueva sociedad  que abraza  la vida humana y planetaria.

ECOVIDACOMPA, es un espacio, fijo  y móvil, está en los hogares, en las comunidades, no hay maestros  ni alumnos. Todas y todos aprenden y enseñan a celebrar la vida y a  luchar en cada momento de la práctica social y política  del trabajo, del arte y la creación cultural.

Durante la enseñanza y el aprendizaje  niños, niñas. jóvenes , adultos ancianos y ancianas  se comparten las vivencias, se celebra la vida, se conjuga el arte con el saber, se dialoga sobre el trabajo , se debaten los temas , la comunidad conceptualiza y planifica la lucha   y  enfrenta los  grandes desafíos  de la  crisis económica, política, ética, ambiental y la pérdida de la  soberanía alimentaria ocasionada por  el capital financiero internacional y los ejércitos guardianes de las empresariales multinacionales.

En estos momentos de   represión, tortura y asesinato  por el Golpe Militar en Honduras, amenazas de otros golpes en América Latina e instalaciones de nuevas bases militares en Colombia  y Panamá; invitamos a la unidad de nuestras y nuestros COMPAS de la Resistencia, a la construcción de las Escuelas de Emergencia donde la Escuela es el movimiento y el movimiento es la Escuela. No necesitamos grandes recursos, puede desarrollarse en el patio de la casa, en la humilde choza, en la iglesia, en los templos del saber, en la cancha deportiva, en el paseo campestre. Cuatro o seis personas pueden ser la semilla de la Escuela ECOVIDACOMPA.

Celebremos la vida al construir un mundo  de paz, justicia social y climática sin guerras ni acumulación histórica del capital y se respete la dignidad histórica de los pueblos de América Latina.